= aunque sea para incordiar =

9 may. 2008

Espero.
Estoy sentada entre lo que tengo y lo que prefiero. Las decepciones duelen más cuando son sorpresivas y más todavía si vienen de alguien que sientes y amas. Debo asumir el hecho que no va a haber manos de las cuales sostenerme si lo necesito. Debo aceptar ese riesgo. La soledad es tan subjetiva y puede aparecer y desaparecer con efímeras devoluciones cotidianas. Cómo raspa la voz del otro cuando ya se siente ajeno.
Cómo arde...