= aunque sea para incordiar =

7 jul. 2008

I could be new, you underestimated me

"Las cosas tienen movimiento", se escucha desde el ínfimo rincón último y añejado de mi occipital. Con una "o" alaragada e infinita, resuena esa frase desde mis tímpanos hasta los nervios de los dedos de mis pies. Y digo, en voz alta, que es verdad.

Hay ciclos, hay subidas, hay bajadas, hay curvas inesperadas en cada cosa, en cada acción humana, en cada viento natural. Sin embargo, siempre hay. Hasta hay ausencia y carencia de.
Los chicos crecen y el nido vacío. Las madres lloran y los hijos se han ido. Los padres vuelven a reecontrarse y descubren su distancia por primera vez. Otras manos se unen y vuelve el ciclo. Otras células de besan y el tiempo retoma su curso. Es increíble. Y pienso, que es verdad.

Y la muerte existe pero no nos toca. La risa invade el aire con su aroma. La risa invade y nuestro alma asoma. Sin embargo, nos sabemos caducos pero qué importa. La realidad para nosotros, es algo tan fácil de negar. Pero qué más importa. Las noches, pasadas, presentes y futuras nos bendicen en cada estrella y nos besan la frente todos los vicios que alguna vez soñamos crear. Pero, en realidad, quemas, nos importa. Relucen los ojos cuando piensan en otras bocas, eso sí importa. Y siento, que es verdad.

¿Qué más puedo yo hacer sin invitarme a desear?