= aunque sea para incordiar =

25 ago. 2010

Loco, y si nos vamos?

Es in-creíble tener la capacidad o la desgracia (entiéndase como más les plazca) de siempre, pero irremediablemente siempre, barajar todas las opciones posibles.

¿Y si nos vamos?
¿Y si nos quedamos?
¿Y si esperamos un poco más, un tiempo indeterminado y después sí, nos vamos?
O mejor no,
Pero esperemos, pongamos fecha límite, tracemos un plan de acción, organicemos todo, y ahí sí, nos vamos.
Pero nos vamos.
Es que falta tanto... Ya fue, nos vamos ahora, no pensemos más, no esperemos más.
¿Cuánto más vamos a esperar? ¿Qué estamos esperando?
El tiempo pasa, transcurre, no para, no para, no para.
Nos vamos, nos vamos, ya.
Pero nos vamos un tiempo y volvemos. ¿No?
Si, si, volvemos. Tenemos que volver. Imagináte no volver.
Entonces, es cierto, podemos ir, pero está la posibildad de no volver. Y queremos volver, ¿no? Bah, yo quiero volver.
Vamos y volvemos, dale?
¿Y si vamos, pero no podemos volver y queremos volver y pensamos para qué nos fuimos?
Bueno, pero vamos a poder volver. ¿Por qué no vamos a poder volver?
Vamos a poder volver. Si, claro, volvemos y listo.
Nos vamos y volvemos. No es difícil. Para nada. Paso pa'un lado, paso pa'l otro. Y listo.
Vamos y volvemos. Renovados.
O quizá no volvemos y dejamos de querer volver. Y estamos felices por habernos ido.
Nos vamos y nos quedamos entonces. Nos vamos y no volvemos.
¿No vamos y no volvemos dijiste? No, no, nos vamos y no volvemos. Claro, si tenés razón, dijimos que queríamos volver.
Pero el tema acá entonces es la vuelta, no la ida. Sabemos que nos queremos ir.
Loco, ¿y si nos vamos?
Bueno, en fin, nos vamos. Está decidido.



¿Volvemos?